Mi tocador

Pasión por el maquillaje.

Coleccionar maquillaje

Foto de thebeautifulmakeup.com

Foto de thebeautifulmakeup.com

Hace poco alguien llegó a mi blog mediante una búsqueda que me pareció algo curiosa pero que tras haber leído hace un tiempo una entrada muy buena al respecto de Makeupinred me hizo reflexionar. La búsqueda en cuestión era “por qué coleccionan maquillaje”. Y es cierto, ¿por qué coleccionamos maquillaje?.

Las que somos asiduas al mundo blogger y youtuber de belleza y maquillaje vemos vídeos o leemos blogs sobre reviews de productos y a menudo me pregunto si hay algo de cierto en esas reseñas. A ver, no quiero decir que ahora resulta que todas las beauty bloggers/youtubers sean unas mentirosas, no, pero es que a veces veo que muestran cantidades ingentes de productos que no creo tengan el tiempo suficiente para probar. Ante tales cantidades no bastaría con una sola vida para experimentar con todos ellos. Algunos productos son adquiridos por ellas mismas y otros son regalados por algunas webs o ciertas marcas…

Me explico. Cuando se trata de productos cosméticos hacen falta algo más que un par de días para probarlos, ponerlos a prueba y emitir una opinión seria y basada en experiencias reales. No basta con aplicarnos un sérum un par de noches para decir si es bueno o malo, o para deducir si nos va bien o no (a no ser que nos produzca una reacción alérgica o algo así). Hay que probar los productos al menos uno o dos meses para ver su comportamiento y reacción en nuestra piel.

Y lo mismo con los productos de maquillaje. Veo vídeos haciendo supuestas reviews de bases de maquillaje o sombras con una ligereza que me deja pasmada. Que las sombras de una determinada marca sean muy pigmentadas no significa que sean de buena calidad ni que se trabajen bien. Por eso me escama cuando de vez en cuando salen ciertos booms acerca de tales o cuales sombras. Muchas de esas reseñas se basan en swatches y en contar lo pigmentadas que son o lo preciosísimos que son los colores, pero no hablan de cómo se comportan una vez que las aplicamos. No cuentan si se difuminan bien, si se adhieren bien al párpado o si por el contrario es necesario el uso de una prebase. Tampoco cuentan si el pigmento se queda adherido al pincel y al aplicarlo en el ojo no se trabaja bien la sombra … y un largo etcétera.

Foto de KalterKaffee.at

Foto de KalterKaffee.at

O esas reviews sobre bases de maquillaje en las que vemos o leemos a la susodicha diciendo que se ha convertido en su base favorita y luego resulta que sólo la ha usado dos veces, ¿perdona?. Para saber si una base va bien o no hay que probarla varios días, incluso semanas y observar su comportamiento en nuestra piel. Si se asienta bien, si se oxida o no, si marca los poros y/o líneas de expresión, si provoca brillos o si por el contrario nos reseca la piel, la cobertura, la textura, el acabado…etc. Y algo muy importante: cada piel es diferente y reacciona diferente, lo que significa que lo que me va bien a mí te puede ir mal a ti o al revés.

Hay que pensarlo muy mucho a la hora de dejarnos influir por determinadas personas o por determinadas firmas. Debemos tener más criterio como consumidoras y no dejarnos llevar por el influjo de marcas y productos que inundan la blogosfera. No tenemos por qué tener todas y cada una de las paletas de sombras que saque la marca X, ni tenemos que considerar que la base de maquillaje tal o cual es la mejor simplemente porque todas la recomiendan. Muchos de esos productos son de alta gama y no podemos llegar y desembolsar una gran cantidad de dinero para luego tener el producto almacenado en un cajón porque no nos va tan bien como nos habían contado. Para eso están las muestras señoras, para poder probar los productos antes de comprar.

El mundillo blogger y youtuber tiene una influencia brutal y en muchas ocasiones es inevitable caer en ciertas tentaciones. A mí me pasa también, no soy inmune. Pero desde hace un tiempo decidí dejar de comprar a la ligera y no dejarme llevar por los impulsos. Hay que ser realistas y pensar qué vamos a consumir y qué no.

Foto de thebeautifulmakeup.com

Foto de thebeautifulmakeup.com

Veo vídeos de colecciones de maquillaje alucinantes. Habitaciones dedicadas única y exclusivamente a almacenar y almacenar… Estantes llenos de esmaltes de uñas, cajoneras enteras llenas de labiales, coloretes, paletas de sombras, bases de maquillaje, bb creams, productos cosméticos…etc. Algunas colecciones son absurdamente exageradas y ni en tres o cuatro vidas conseguirían gastar tanto producto. ¿Para qué quieren tantas paletas o tantos labiales?. El maquillaje caduca y se pone malo con el paso del tiempo, los productos no duran eternamente.

Toda mi “colección” cabe en dos cajones de mi cómoda (manta de brochas incluida) y probablemente ocuparía menos si las paletas de sombras fueran más pequeñas. He llegado a tener hasta cinco bases de maquillaje en uso al mismo tiempo, provocando que alguna se me haya echado a perder. Me he encontrado sombras nuevas sin estrenar en el cajón y no recordaba ni cuando las había comprado. Reconozco que tengo debilidad por las sombras de ojos y por las bases de maquillaje pero bajo mi punto de vista es absurdo acumular por acumular si luego no voy a poder gastar todo lo que tengo.

Estos ultimos meses estoy sufriendo de pensar que ya no me maquillo a diario como antes y me preocupa que algunos de mis productos pudieran estropearse. Estoy estudiando caracterización y sería absurdo pegarme un madrugón, tirarme un buen rato delante del espejo maquillándome para luego llegar a clase a las 8:15 de la mañana y tener que desmaquillarme porque me van a realizar un vaciado del rostro 😦

El otro día ví por Instagram una chica que mostraba su colección de máscaras de pestañas favoritas y tenía como nueve o así. ¡Niña, que las máscaras se secan! Es que… de verdad, no me malinterpretéis. No pretendo juzgar ni criticar a nadie. Algunos coleccionan sellos, otros coleccionan minerales y hay gente que es feliz coleccionando maquillaje que más tarde o más temprano se pondrá en mal estado y no podrá utilizar. Sé que con eso no se hace daño a nadie pero con esta entrada lo que pretendo es hacer una reflexión. No pretendo dar lecciones de nada ni decirle a nadie lo que tiene que hacer ni cómo tiene que gastar su dinero. Cada uno es libre de hacer y deshacer a su antojo. Mi única intención con esta entrada es reflexionar, pensar y decidir si realmente merece la pena dejarnos llevar por los impulsos consumistas que a todos (me incluyo) nos invaden.

Ahora que se aproximan las fiestas navideñas, época consumista por excelencia, muchas marcas se han dado mucha prisa por lanzar nuevos productos y productos de edición limitada… y caemos una y otra vez. Pero vamos a ser honestos, a nadie le amarga un dulce y a todas nos gusta darnos un capricho de vez en cuando. Yo misma soy una caprichosa de campeonato y reconozco que de no ser por mi condición de desempleada probablemente daría rienda suelta a mis deseos en más de una ocasión. Pero al mismo tiempo pienso que si me compro un quad de sombras de la marca X, de esos de edición limitada, y lo guardo como si fuera la joya de la corona ¿no es absurdo?. Sí, tendría mi tesorito pero ese tesoro algún día se pondrá rancio por no haberlo gastado y tendrá que terminar en la basura. No sé si me seguís.

Para terminar me gustaría decir que las fotos con las que he ilustrado esta entrada no son mías. En todas está el nombre del sitio web de donde yo las he sacado. También quiero aclarar que las he tomado al azar y no significa que las autoras representen a esas coleccionistas o creadoras de consumistas a las que hago referencia. Apuesto que a más de una se nos vienen varios nombres a la cabeza y no son precisamente las autoras de las mencionadas fotos. Pero bueno, eso ya se lo dejo a la imaginación de cada una.

Espero que os haya gustado mi entrada. Ya sabéis que a veces me pongo a pensar y se me va un poco la olla pero es que de vez en cuando es bueno sacar lo que llevamos dentro y expresarlo sin tapujos. Es aconsejable pararse a pensar y hacer autocrítica de vez en cuando, ¿no creéis?.

Y vosotros ¿qué pensáis al respecto?.

No dudéis en darme vuestras opiniones, sean cuales sean, aquí abajo en los comentarios, por mail o por las redes sociales.

Nos vemos prontito. Bye!

Anuncios

19 comentarios el “Coleccionar maquillaje

  1. Emeconeme
    23 noviembre, 2014

    Buenas tardes, he leído tu entrada y me ha parecido interesantísima.

    Coincido en muchas cosas con lo que comentas, sobre todo el hecho de dar opiniones bien fundadas y dejando pasar un tiempo razonable en el que se observe el producto funcionar.

    En cuanto al “coleccionismo”, pues mira, si te soy sincera, después de mucho consultar con amigas, con la cuenta corriente y después de ojear el mueble de maquillaje durante horas, llego a la conclusión de que es eso, como tu bien lo llamas: “coleccionismo”, puro y duro. Y éste como tal tiene poco sentido en sí mismo, que nadie me malinterprete, me parece súper respetable que una persona se haga con 1000 pins (que no se va a poner) o con 700 Playmobil (con los que no va a jugar) o con 3000 sellos (que no va a utilizar para mandar postales).

    Que quede claro que el maquillaje tiene un fin práctico: lo compras para usarlo, o no, puede que lo compres para contemplarlo. Puede también que compres una base para diario o simplemente que te des un capricho con un labial rojo que quieres para una ocasión especial (y que puede que no uses de nuevo). En cuanto a ” usar de nuevo”, son muchos los vestidos que me han servido para un ratito y no he vuelto a usar (alguno en una boda que no he podido repetir porque era muy de fiesta y he coincidido en otras bodas con los mismos invitados, te pongo un ejemplo).

    Desde una perspectiva mas práctica, no tendría vida para gastar muchas de las sombras que tengo, pero las uso y no creo que para “aprovecharlas” tenga que gastarlas por completo, como tampoco creo que para desechar ropa tengas que meterla en la bolsa llena de rotos ni que tengas que ponerte un zapato hasta que tenga un agujero en la suela.

    Muchos productos cosméticos están pensados para profesionales e incluyen cantidades “irrazonables” de producto, por tanto, para muchos mortales, caducarán antes de ver el fondo del godet.

    No pretendo con mi comentario ni justificar ni criticar.
    Sin embargo, sí me preocuparía si el coleccionismo me impidiera llevar una vida normal o simplemente si se convirtiera en el centro de mi vida o dejara de ir a trabajar y comprar al mercado por pillarme la última paleta de sombras X.

    Te mando un saludo.

    Me gusta

    • Maria del Mar
      23 noviembre, 2014

      Sí, yo también he comprado ropa que he usado poco ( bodas…etc) o el típico labial del capricho como tú dices. Pero a lo que yo me refiero es a esa gente que compra de manera compulsiva o que acumula sin sentido. No pretendo juzgar ni criticar pero es que a veces es bueno pararse a reflexionar. Hay gente que es feliz coleccionando productos y contemplando cómo crece su colección y con eso no hacen daño a nadie.
      A pesar de que pueda parecer contradictorio porque tengo un blog dedicado al maquillaje, mi colección es mucho más pequeña de lo que la gente pudiera pensar. Para que te hagas una idea, sólo tengo 3 coloretes que son los que uso y no necesito más. Tengo dos bases de maquillaje de las cuales una está a punto de acabarse y la otra ya está llegando casi a la mitad….etc. He visto colecciones enormes que incluso un maquillador profesional se llevaría las manos a la cabeza, porque ni ellos necesitan tanto.

      Gracias por pasarte y dar tu opinión 🙂

      Me gusta

  2. Maria
    23 noviembre, 2014

    Pues yo me he quedado seca con lo de “yo sólo tengo dos cajones llenos de maquillaje”
    Jajajajaja

    Me gusta

    • Maria del Mar
      23 noviembre, 2014

      Sí, son dos porque los cajones de mi cómoda son muy pequeños y no tienen fondo por lo que no cabe casi nada. Además la manta de brochas ocupa mucho espacio. No es que los cajones estén “llenos” 😉

      Me gusta

      • Maria
        24 noviembre, 2014

        Bueno, es que yo no estoy tan metida en este mundo y me sigue pareciendo innecesario tener tanto producto, incluso creo que a mí me sobran, pero eso va en gustos, no uso colorete y no me gustan los colorines en los ojos, por ejemplo, así que ya me quito muchas “necesidades” que otras tienen…. En fin sólo decirte que de todas formsa te agradezco mucho la entrada, no creo que haya muchas otras bloggers dispuestas a la autocrítica y a hablar de este tema tan claro. Además, ya ves que has hecho reflexionar a alguna que otra, enhorabuena por ello!

        Me gusta

      • Maria del Mar
        24 noviembre, 2014

        Muchas gracias María.

        Me gusta

  3. mongaor
    23 noviembre, 2014

    Me ha gustado tu reflexión… Y en cierta manera me incluyo entre las que compramos compulsivamente… En estos últimos meses he estado de baja por maternidad, como es mi segundo hijo ya tenía muchas cosas, así que me he dedicado un poco más a mi y empecé a ver blogs… La verdad es que me han ayudado a sacarme más partido, pero también a crearme necesidades que antes no tenía y, por qué no decirlo, a obsesionarme con ciertos productos para mi inalcanzables… De pronto me he visto pasar de no tener apenas cosas ( una base, un colorete y un rímel) a tener un sinfín de productos que, como tú dices, no voy a tener vida para acabar con todo… El otro día pensé si realmente lo necesito todo, supongo que no, así que he decidido no comprar nada más, a no ser que sea estrictamente necesario, y empezar a dar fin a las 3 paletas de Sleek, las bases que tengo abiertas(creo que tres), los dos coloretes, los lápices y los 12 labiales (para qué más si luego no se ni cual ponerme!!!??, menos mal que son baratos y no se súper marca de a 25/30€ cada uno). Muchas gracias por la entrada y por volver a hacerme reflexionar. Creo que ha sido una señal haberte encontrado hoy ;D

    Me gusta

    • Maria del Mar
      23 noviembre, 2014

      Ayy muchas gracias por tus palabras. No está mal aprender a sacarse partido y dedicarse a una misma. Me alegro de que te haya gustado la entrada.
      Saludos!

      Me gusta

  4. katiarm
    24 noviembre, 2014

    Me ha gustado mucho tu reflexión! A mi, por mi trabajo de periodista, me mandan todas las marcas todas sus novedades…así que imagínate…comparto todo! Hay cosas ideales que apetece quedarse pero siempre pienso que para tenerla guardada y sin usar es mejor aprovecharla y usarla yo o alguna amiga, familiar, compañera de trabajo…por supuesto muchas cosas me las quedo yo pero las que voy a usar y por muchas cosas que tengo nunca tiro nada hasta que lo he gastado! Hay veces que tengo 3 o 5 máscaras de pestañas abiertas pero es porque les he tenido que probar y usar antes para algún artículo! Con lo que si que tengo vicio es con los iluminadores ya sean líquidos, en polvo, para mezclar con el maquillaje o en barra! Me chiflan! Bueno y con las mascarillas de tratamiento! me ha encantado tu post de hoy. Besos

    Me gusta

    • Maria del Mar
      24 noviembre, 2014

      Gracias Katia! Es que me puse a pensar y hasta yo misma seria capaz de acumular y acumular si de vez en cuando no me parase a pensar y a poner freno. Para las que amamos el maquillaje, tener productos es como para un niño pedir caramelos sin fin y a veces no nos damos cuenta de la cantidad de cosas que podemos llegar a acumular.

      Le gusta a 1 persona

  5. Ana
    24 noviembre, 2014

    Me ha encantado lo que has escrito. Pienso igual. También tuve mi época “consumista”. Consumista sin llegar a extremos, sin hacerme coleccionista. Aunque, reconozco que he comprado cosas que se han ido a la basura con poco uso. Me refiero a comprar 3 barras de labios que apenas se diferencian entre sí, o sombras low cost que cuando las usaba me parecían una castaña, o pincelería ruín. Al final, tengo 3 o 4 brochas de colorete y ninguna me convence.
    De un tiempo a esta parte, me he dado cuenta de la importancia de comprar con más criterio y pasar un poco de las “novedades”.
    ¡Saludos!

    Me gusta

    • Maria del Mar
      24 noviembre, 2014

      Claro! A mí también me pasó algo parecido hace unos años. Luego, con el paso del tiempo te das cuenta de que no necesitas tener 14 tonos de rojos diferentes, por poner un ejemplo. Con el tiempo me he vuelto un poco más selectiva y prefiero tener menos pero de buena calidad en vez de tener mucho y que acabe en la basura.

      Me gusta

  6. Diana
    25 noviembre, 2014

    Un punto de vista lógico y yo confieso tener más de lo que nunca gastaré… si he pasado por alguna época de compradora compulsiva pero de un tiempo a esta parte pienso bastante en frío, aunque me encapriche de cosas intento dejarlo estar hasta ver si realmente me merecería la pena comprarlo. Y también he regalado algunas cosas…

    Sobre la fiabilidad de las reseñas, ese es otro tema a parte que me escama muchísimo, pero bueno, allá cada cual.

    ¡Un besote!

    Me gusta

    • Maria del Mar
      25 noviembre, 2014

      Eso nos pasa a todas alguna vez. Lo importante es darse cuenta y pensar con la cabeza fría. Yo también he regalado algunas cosas y he tirado otras que ya no estaban ni para regalar. Gracias por pasarte. Besos.

      Me gusta

  7. primerotemaquillas
    25 noviembre, 2014

    Definitivamente me ha gustado mucho tu artículo sobre los coleccionistas…

    Mientras leo vuestros comentarios reflexiono sobre mi confesión: Soy adicto a los pinceles y a la cosmética y aunque soy muy impulsivo, ver a estas “gurús” me ha ayudado a analizar cuando una dice la verdad o miente.

    Es algo que nos hace sentir un “noseque” en la garganta y en pecho, es como un juguete y yo particularmente que hago gala de mi impaciencia cuando tengo algo nuevo no puedo esperar a usarlo, eso si… Hago limpieza muy a menudo y valoro si me ha servido o no para terminar en “y que me quiten lo bailao”

    Espero que algún día pueda decirme a mi mismo “estoy curado” pero de momento y con la cabeza bien puesta sobre los hombros no creo que pueda (ni quiera) curarme… Jajaja

    Un abrazo sincero 😉

    Me gusta

    • Maria del Mar
      26 noviembre, 2014

      Yo también he sentido eso muuuuuuuchas veces. Es algo que sólo puede comprender alguien que tenga una pasión, sea el maquillaje o cualquier otra. Pero es que a veces hay que tener la cabeza fría y ser realistas. Con los pinceles, si los cuidas bien te pueden durar mucho tiempo y sacarles mucho partido pero si un labial o una paleta de sombras se ponen rancios ya no nos sirven para nada, a menos que seamos felices contemplándolos.
      Gracias por pasarte y comentar. Besos.

      Le gusta a 1 persona

  8. B-MakeUp
    21 diciembre, 2014

    La verdad que estoy de acuerdo con lo que dices, la verdad yo soy maquilladora y tengo muchísimo menos maquillaje que muchas de mis amigas. Me apaño con unas paletas, de labiales sombras, coloretes y correctores, unos lapices de ojos y labios, 3 máscaras de pestañas y algunas bases de distinto tipo y color que mezclar, y con eso me apaño para varios tonos y tipos de piel, para diferentes tipos de maquillajes edades…Si tuviera que quedarme con lo que usaría para uso personal probablemente sobreviviría con una base un par de coloretes, una máscara un par de labiales, eyeliner y lápiz y una paleta de sombras porque soy de variar de colores pero… no mucho más.
    Una cosa que me ha parecido muy interesante y que muchas veces no tenemos en cuenta es cuando hablas de los swatches de sombras que se basan en como pigmentan sobre la mano, y nos lo “creemos” sin más, si pensamos un poquito muchas de nosotras vamos a una tienda vemos unas sombras las probamos en la mano y decimos “Wow que bien pigmentan que color más chulo” y luego vas a casa y con el pincel no pigmenta igual o se desprende mucho polvo o al rato ha desaparecido, o sin prebase no haces na… etc y a lo mejor escarmentamos, pero si alguien nos lo dice haciendo la misma prueba volvemos a caer en el error. Lo mejor si nos interesa algún producto es ver varias opiniones.

    Me gusta

    • Maria del Mar
      22 diciembre, 2014

      Claro, hay que valorar una sombra en muchos aspectos y no sólo fijarnos en la pigmentación. A simple vista todas las sombras son muy bonitas pero luego hay que ver cómo se trabajan en el ojo.
      Gracias por pasarte y espero verte más por aquí.
      Saludos.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 22 noviembre, 2014 por en Potiposts y etiquetada con , , , , , , , , , , , .
A %d blogueros les gusta esto: