Mi tocador

Pasión por el maquillaje.

El fenómeno FAN en el mundo Beauty.

Llevo un tiempo dándole vueltas a escribir sobre este tema y nunca me termino de decidir porque ya sabéis que yo cuando escribo mis entradas más críticas suelo recibir palabras no muy amables por dar mi opinión acerca de ciertos temas.

Desde hace un tiempo vengo observando cómo el fenómeno fan que rodea a youtubers, bloggers e instagrammers crece cada vez más y se asemeja cada vez más con el fenómeno fan protagonizado por adolescentes enamoradas de cantantes, actores, boy bands…etc.

No importa de qué forma escribas y expliques tus opiniones, no importa que trates de ser lo más educada y objetiva posible, siempre habrá alguien que se ofenda y te acuse de decir cosas que no has dicho simplemente porque no acepta que tu opinión vaya contra corriente.

Es tal la ceguera y la obsesión que ya rozan el imbecilismo. Ya sé que esta palabra no existe pero seguro que entendéis perfectamente lo que quiero decir. No importa que tengan delante un muro de piedra y que se den golpes contra él una y otra vez. Atrévete a decir algo y te saltarán a la yugular como una panda de hienas hambrientas por no querer admitir que dicho muro no es de piedra, sino de cartón.

zoella-and-fans

Foto Zoella

Cada vez más me acuerdo de un amigo mío americano que siempre me dice “Never argue with an idiot”, nunca discutas con un imbécil. Y es cierto. No sólo no admiten opiniones diferentes a las suyas sino que tergiversan y manipulan tus palabras. No atienden a razones y cuando ya no tienen ningún recurso para seguir defendiendo lo indefendible pasan a los insultos y a los ataques personales. Todo por no admitir que no llevan razón o por no admitir que no todo el mundo tiene que opinar igual que ellas o compartir sus mismos gustos.

Idolatran a estas influencers de tal manera que a veces me pregunto si más de una no sufre algún tipo de trastorno mental obsesivo. Aquí en España este fenómeno no es tan fuerte como en el extranjero, y especialmente en Estados Unidos donde algunas youtubers pueden llegar a alcanzar un nivel de fama similar al de una estrella de la música o de la moda.

El nivel de odio y obsesión que pueden llegar a desarrollar es alarmante. Si se te ocurre decir que algo es feo prepárate para recibir todo tipo de insultos, descalificaciones, te llamarán maleducada, te juzgarán sin conocerte de nada, se meterán a cotillear tu cuenta de Instagram, de Twitter o en tu blog para escarbar e intentar encontrar algo con lo que atacarte y hacerte daño.

Yo misma he sufrido en mis carnes este tipo de ataques indiscriminados. Sobre todo cuando vas a páginas de Instagram de algunas marcas americanas que promocionan las cejas de Macario. También es muy común cuando visitas las redes sociales de ciert@s youtubers y te atreves a decir que algo no te gusta o que no estás de acuerdo con tal o cual color. Una vez tuve que ponerlo todo privado durante tres días porque no paraba de recibir ataques.

youtubers

En otra ocasión vi cómo una chica tuvo que desactivar los comentarios de su canal de youtube porque recibió todo tipo de insultos, ataques e incluso amenazas de muerte (¡estamos locos o ¿qué?!!!!) simplemente por dar su opinión acerca de otros youtubers y sus colaboraciones con ciertas marcas. Y por si todo esto no fuera suficiente, también tuvo que aguantar que la dueña de una marca la llamara “Fea” por decir que sufrió una reacción alérgica y que sus labiales eran demasiado caros para la calidad que ofrecían. Además, las youtubers aludidas se dedicaron a burlarse de ella públicamente y a alentar a sus fans en contra de esta chica. Un bullying en toda regla, vaya. ¡Era todo tan de patio de colegio!

Son incapaces de tener una discusión sana y civilizada. No distinguen entre la ofensa y la crítica constructiva. Son intolerantes, irracionales, manipuladoras y lo más gracioso de todo es que se atreven a dar lecciones de moral.

vida privada

Fotos Jaclyn Hill

Muchas veces veo comentarios en twitter o Instagram alabando a estas influencers y hablando como si fueran miembros de su familia. Si determinada youtuber sube una foto con su marido siempre habrá comentarios diciendo que si son la pareja perfecta, que si son un ejemplo a seguir, que si “relationship goals”, que si son su pareja preferida, que si tal o cual es así …es todo tan enfermizo.

Se creen con derecho a exigir información sobre la vida privada de las influencers y en muchos casos, cuando éstas se da cuenta del error y quieren cortar por lo sano ya es tarde. Si suben fotos de sus hijos, de su marido o de su casa sin mala intención, simplemente porque les apetece compartir algún momento de su vida, las fans se creerán con derecho a exigir más y más y más. Y cuando las influencers tratan de hacer entender que por el motivo que sea no pueden, no quieren o a lo mejor porque ya no les apetece hablar de su vida privada tienen que aguantar los reproches de la gente.

No entienden que cada uno es libre de decidir lo que quiere compartir y lo que no, y que eso no le da derecho a la gente a exigir nada. Leo cada impertinencia que me dejan el cuerpo helado. Se permiten el lujo de reprochar a la youtuber que haya decidido no seguir hablando de si se casa o si no se casa, de por qué se muda a otra ciudad, que si se divorcia, que si no comparte sus fotos de vacaciones…etc. Es que les das un par de caramelos y no se conforman ¡te exigen que les des toda la bolsa!

Jenna Marbles

Foto Jenna Marbles

Se comportan como si tuvieran toda la confianza del mundo cuando en realidad estas influencers no son más que un puñado de extrañas a las que admiran por su talento con el maquillaje. Punto. Y al revés. Tú puedes admirar o idolatrar mucho a alguien, pero nunca hay que olvidar que para ese alguien tú no eres más que un extraño, alguien a quien no conoce y que no tienes derecho a exigir NADA. Porque nadie te obliga a seguirlas, nadie te obliga a que te gusten sus vídeos, ni a seguirlas por las redes sociales. Tú lo haces porque quieres y ya está. Ser fan no implica ningún derecho de posesión sobre la persona a la que admiras. Esa persona no te debe nada.

gurugossiper.com

Foto Gurugossiper.com

He visto a chicas mostrando su pastel de cumpleaños con la cara de una youtuber americana, diciéndole que era su vida, que si era lo mejor que le había pasado en la vida,  que si “I love you so much”. Y yo no daba crédito. En serio. Y lo peor de todo esto es que muchas de estas chicas no tienen 15 años sino 30 o incluso 40, lo que es más preocupante todavía.

Como he dicho antes, este fenómeno fan afortunadamente no es tan fuerte en España  como en otros países pero también hay gente que es para echarle de comer a parte.

A mí me han llegado a llamar envidiosa por decir que no me gusta el color de pelo de una youtuber. ¿Envidosa de qué?. Decir que algo no te gusta no es un insulto ni es motivo para recibir comentarios soeces. Todos somos libres de opinar y decir lo que pensamos y si se hace de forma educada no hay por qué atacar a la gente.

En otra ocasión me recriminaron por decir que las sombras de cierta marca eran una lotería y que las que yo tenía no se correspondían para nada con la fama que se les había dado por la red. Me atacaron por dar mi opinión y me volvieron a llamar envidiosa alegando que yo me tenía que gastar el dinero en comprar los productos mientras que a otras se los regalaban. Aluciné. Todos los que me leen y me siguen habitualmente me conocen y saben que cuando algo no me gusta lo digo y cuando me tengo que retractar sobre algo, lo hago.

Es increíble la facilidad con la que algunas personas se atreven a juzgar a otras que no conocen de nada y es mucho más increíble la facilidad para hacer una montaña de un grano de arena. Nunca deja de sorprenderme esa gente que se erigen y autoproclaman defensoras absolutas de la verdad no permitiendo opiniones contrarias. Lo que yo llamo las “palmeras”, vamos.

Pero tampoco tenemos que olvidar a los trolls. Esas personas que aprovechan el anonimato que da internet para atacar y hacer daño gratuitamente. Que también los hay y en ocasiones se meten con las influencers por pura diversión. Porque se divierten haciendo daño, y otras veces porque se divierten sacando de quicio a las palmeras. Ni tampoco tenemos que olvidar a la gente maleducada, ni a la gente que es indiscreta e impertinente y dice las cosas sin pensar dos veces aunque ofendan. Hay mucha gente así.

LeaveBritneyAlone

Leave Britney alone

Creo que este fenómeno alcanza cuotas preocupantes en algunos casos y pienso que debemos ser más objetivos y menos fanáticos. No hay que cegarse tanto por gente a la que no conocemos de nada. Hay que disfrutar más y si algún canal no gusta pues  se deja de verlo y punto. Y si hay opiniones distintas a las nuestras hay que saber aceptarlas y rebatirlas con educación, objetividad y sentido común en vez de tirarse a morder la yugular. Hay que ser más maduras y sensatas en vez de comportarse como un puñado de adolescentes inmaduras. En ocasiones no sé si estoy delante de un puñado de believers o de mujeres hechas y derechas.

En fin, que os he soltado todo este rollo porque lo que me ha pasado hoy ha sido la gota que ha colmado el vaso. En el IG de una de estas marcas patrocinadoras de las cejas de Macario una niñata con las cejas más negras que la cueva de Alí-Baba se ha atrevido a decir que mi comentario estaba fuera de lugar habiéndolo dicho de manera educada y sin ningún tipo de palabra que pudiera dar lugar a pensar que estaba siendo ofensiva.

Han subido un vídeo de una chica muy blanquita de piel, rubia y con cejas prácticamente inexistentes haciéndose un diseño de cejas macariescas súper bien hechas, pero demasiado oscuras para su tono de piel y no le pegaban con su color de pelo. Ese comentario (no soy la única que lo ha dicho) ha dado lugar para que una niñata se atreviera a reprenderme. No la he puesto en su sitio porque no me apetecía caer en una de estas batallas absurdas que suelen montar las fanáticas. Así que me he limitado a ignorarla. No tenía la más mínima intención de rebajarme a su nivel.

Si subes una foto o un vídeo para que la gente opine, has de aceptar que no a todo el mundo le va a gustar ni todo el mundo va a tener la misma opinión. Y como dice mi amigo americano “If you can´t stand the heat, stay out of the kitchen”, si no soportas el calor, no entres a la cocina.

Espero que os haya gustado la entrada y si os apetece la podéis compartir para que más gente la lea y comentar 😉

Bye!

Anuncios

4 comentarios el “El fenómeno FAN en el mundo Beauty.

  1. jenny
    19 junio, 2016

    Interesante post, y llevas mucha raz’on, es increible como se puede crear tal fanatismo, que llegue hasta ser insano. un saludo guapa!!

    Me gusta

    • Maria del Mar
      20 junio, 2016

      Sí, yo también he sido y soy fan de mucha gente pero nunca he llegado a perder los papeles, como le pasa a algunas personas. Gracias por pasarte.

      Me gusta

  2. La falta de madurez… porque hasta donde se el compartir impresiones siempre enriquece, si todo el mundo estuviera de acuerdo en todo, tuviera los mismos gustos, etc, esto sería aburridísimo. Y bueno, el fenómeno fan con 15-16 años aun pero cuando ya superas la veintena… es para mirárselo.

    Fantástica entrada : )

    Me gusta

    • Maria del Mar
      20 junio, 2016

      Muchas gracias Diana. Es bueno estar en desacuerdo, es incluso sano. Pero de ahí a ser atacada o acosada por decir lo que piensas va un abismo.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 19 junio, 2016 por en Otros y etiquetada con , , , , , , , , , , , , .
A %d blogueros les gusta esto: